lunes, 5 de enero de 2015

Historias

La vida es una sucesión de silencios que nos invitan a pensar. A frenar y sopesar. Porque la vida no tiene manual de instrucciones.

Unas vacaciones de 2 años no están mal. Éstas sirven aparte de descansar, para absorber en silencio y con nuestra alma lo que al cabo de un tiempo acabas escupiendo contra un teclado.

Han pasado muchas cosas. Demasiadas creo yo. Pero es la época que nos ha tocado vivir y sufrir. La historia no es complicada si comprendemos a la perfección la naturaleza humana. Lo demás son lugares y fechas que debemos memorizar. Porque la imbecilidad humana es tan inabarcable, que no se puede explicar, como otras tantas cosas. Pero basta decir que la vanidad, el egocentrismo, el narcisismo, el egoísmo y demás pecados capitales que inundan al ser humano,servidor incluido, ha provocado guerras, asesinatos y actos de naturaleza salvaje que no casan con el comportamiento humano.


Sólo hay que sentarse a ver las noticias. O abrir un periódico. Entonces uno se pregunta hasta qué punto llegaremos. Cuál es nuestro límite.


La respuesta está anclada en el pasado. No podemos comprender el futuro sin mirar atrás en el tiempo. Porque nosotros somos tan gi-li-po-llas, que cometemos siempre los mismos errores.

Por eso la historia son lugares y fechas. Porque el quién es siempre el mismo idiota que toma la decisión basándose en su egoísmo, vanidad,  egocentrismo y narcisismo.


Un abrazo!